Want and be

Agencia de marketing y eventos

¿Por qué no funcionan mis campañas en Facebook?

¿Cuál es la pregunta del millón? ¿Cuál es la consulta más consultada? ¿Qué le quita el sueño a nuestros clientes? Es sin lugar a dudas el sentimiento de fracaso que provoca una campaña en Facebook ads frustrada.

Con la llegada de la publicidad a las Redes Sociales se produjo una “democratización” del acceso a las herramientas publicitarias. Este boom que tan buenos resultados dio al principio (ay queridos amigos, todos mordimos el anzuelo) pronto desencadenó en iras contenidas a ver que el dinero que se invertía no tenía resultado. Y llegamos así al día de hoy, donde todos echamos la culpa al algoritmo o encomendamos nuestro espíritu a gurús que esconden en su armario el secreto para que las campañas sean un éxito.

Ni una cosa ni la otra. Los algoritmos son una realidad con la que nos toca lidiar a todos los profesionales de las redes sociales, pero no son otra cosa que un conjunto de instrucciones matemáticas. En la agencia nos gusta llamarlos las reglas del juego y como tal hay que aceptarlas y trabajar con ellas (que no en contra de ellas). Y de otro lado el secreto que algunos profesionales guardan bajo siete llaves, un secreto que nosotras vamos a contar hoy: se llama análisis, ensayo y error, experiencia y paciencia. Con esas premisas debemos adentrarnos en el mundo de la publicidad en Redes Sociales. PERO, para facilitaros el trabajo os dejamos algunas tips:

 

Olvidarse del embudo de conversión

 

En nuestros diagnosticos sobre campañas fracasadas este es sin duda alguna el error más común. Pero vamos a empezar por el principio ¿qué es un embudo de conversión? Es un concepto de Marketing Digital que sirve para ordenar los diferentes pasos que sigue un usuario desde que se capta su atención hasta que se convierte en cliente.

¿Y cómo esto es un error? Pues porque se nos suele olvidar los pasos que un usuario sigue desde que ve el anuncio en facebook (o instagram) y se nos convierte en cliente. Puede ser que el anuncio no sea muy llamativo, es decir tengamos un problema en la parte más ancha del embudo, puede ser que tengamos un anuncio perfecto pero no lo dirijamos a una página o landing con más información o puede ser simple y llanamente que no dejemos claro donde puede el usuario comprar el bien o contratar el servicio.

 

No segmentar bien

 

Y la medalla de plata de los errores es esta, el quid de la cuestión, el secreto del éxito de una campaña. Si alguna ventaja ofrece la publicidad en Redes Sociales respecto a otro tipo de publicidad es que tenemos acceso a los datos personales, aficiones, deseos, intereses de millones y millones de usuarios. Por tanto tenemos que hacer un ejercicio pormenorizado de definición de nuestro cliente tipo.

Y llegamos a problema más común: hay veces que definimos (o creemos definir) tan bien el publico objetivo de una campaña, que lo que hacemos es definirnos a nosotros mismos, es decir, comenzamos a mostrar el anuncio a la competencia.

¿Cómo se soluciona esto? Pues usando lo que nosotras llamamos “intereses colaterales” Es decir, si somos wedding planners no debemos segmentar con el interés “organización de eventos” sino con “vestidos de novia”, “lugares de celebración de bodas”….

 

Hacer campañas de me gustas

 

Cuando comenzamos nuestra andadura en este mundo, recordamos perfectamente que el material de estudio decía: “Es recomendable hacer primero una campaña de me gustas para conseguir seguidores, para tener más usuarios que vean publicaciones de manera orgánica y después hacer campañas de alcance o clicks” Esto a día de hoy es un ERROR gravísimo.

Tener muchos seguidores no nos asegura tener alcance orgánico (si, lo habéis adivinado, el famoso algoritmo) por tanto, sinceramente, hacer una campaña de me gustas es tirar el dinero, a no ser que consideréis que el número del contador de me gustas es una herramienta de prestigio para vuestra marca y os parezca interesante dedicar una partida de dinero a engordarlo.

 

Textos sosos

 

Esto es un error común para las publicaciones promocionadas, para las orgánicas … ¡necesitamos un buen copywritting! Y es que la gente es bastante perezosa para leer por lo que tenemos que motivarlos con frases cortas, párrafos bien separados ¡incluso emoticonos! No te enrolles en exceso pero tampoco peques de brevedad. Piensa que un anuncio es un anzuelo y debe ser llamativo y atractivo. La fase de convencer al cliente suele estar en otra parte.

 

Olvidarse la imagen

 

Otro error que suele ocurrir en conjunto con el anterior o por separado es no usar una imagen lo suficientemente impactante. A veces las tonterías funcionan. Cuando un usuario que esta interesado en desarrollar un master, recibe decenas de anuncios de diferentes escuelas en las que en la imagen aparecen jóvenes estupendos andando por el campus con los libros en la mano, es la imagen de una huevera con huevos con expresiones faciales el que le llama la atención y le hace hacer click (es un caso real)

Pero ¡ojo! Cuidado con poner demasiado texto en el cartel, facebook ads limita los alcances si detecta que nuestro cartel tiene muchas letras. Eso dificulta en ocasiones el diseño de la campaña. Os dejamos un consejo, cuando inevitablemente la imagen del anuncio tiene texto (por ejemplo es el cartel de un evento) es preferible hacer un vídeo o una presentación de imágenes (google tiene una herramienta para ello).

 

No Incluir Botones de Llamada a la Acción.

 

A veces en el diseño de la campaña nos olvidamos de incluir un botón con una acción que el usuario puede llevar a cabo. Esto provoca que a veces el usuario vea el anuncio y al no tener fácil el siguiente paso, no interactúe con el. Por ello debemos buscar nuestro botón ideal (mensaje, llamar, más información…) e incluirlo.

 

No hacer pruebas A/B

 

Los profesionales del marketing digital podemos resultar pesados con lo de las pruebas A/B pero es que esta es una muestra del ensayo y error que tanto éxito nos da a los que nos dedicamos a este tema.

Una prueba A/B son dos campañas con el mismo fin que se lanzan paralelamente pero con algunas diferencias (de diseño, de segmentación…) y después se mide y se analiza cuál ha funcionado mejor. Esto nos aporta una valiosísima información sobre que le gusta a nuestro público. Un “problema” que presenta esto, la inversión debe ser un poquito mayor para poder tener datos fiables.

 

Olvidarse de las campañas y dejar funcionándolas solas

 

Click, click, marco la fecha de duración de la campaña y si te he visto no me acuerdo. MUY MAL, una buena campaña debe llevar un diagnostico casi a diario. ¿Qué nos permite esto? Ver si algo está fallando, si funciona mejor a según qué horas, si ya hemos alcanzado la meta que queríamos y si podemos exprimir aún más cada euro.

 

No invertir lo suficiente

 

Finalmente, otro error es la determinación de la partida presupuestaria. Si haces una campaña y tiene un buen ROI (retorno de la inversión) no seas conservador e invierte más. Es mejor no ser conformista porque puede que lo que ahora funcione bien, deje de hacerlo en un tiempo. No pierdas oportunidades siendo conservador (pero con cabeza siempre)

Si tienes cualquier duda más o necesitas hacernos alguna consulta ¡ya sabes donde estamos! Estaremos encantadas de hablar contigo.

Leave a reply

  • Want and be
  • Want and be
  • Want and be
  • Want and be
  • Want and be

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies